Tal como los pingüinos de la película Madagascar, los Bonitos y Gorditos son aquellos vinos que resultan suaves, esponjosos, amables y con un ligero dulzor que los hace muy atractivos en determinadas ocasiones.

Ejemplo: Cocodrilo Corte, Montechez Edición Limitada Malbec y Hey Malbec.