Grupo Colomé finalizó su Cosecha 2020

Grupo Colomé comparte su Reporte de la Vendimia 2020 para sus dos bodegas, en el Valle de Cafayate (1750 msnm) se produce la uva para los vinos Amalaya; y el Alto Valle (2300 a 3111 msnm) la uva los vinos Colomé, en las zonas de Molinos y Cachi.

Vendimia 2020 en Bodega Amalaya

En Cafayate tuvimos un año más lluvioso con precipitaciones por encima de la media anual que a diferencia de otros años no estuvieron tan concentradas en el verano sino que se anticiparon un poco registrándose 166 mm en primavera y 164 mm en verano. Con estas condiciones hubo temperaturas más bajas durante la noche, lo que aportó mayor frescura en la fruta. Sumado a esto, la brisa constante se combinó con los días soleados que garantizan la sanidad y la buena madurez de la uva. Dichas circunstancias fueron perfectas para las uvas blancas ya que se logró madurez fenólica de las mismas con una excelente acidez natural, dando frescura y equilibrio a los vinos Torrontés.

Este es el segundo año con certificación de prácticas agrícolas orgánicas para nuestra bodega. Con las lluvias, el desafío fue mantener la uva sana, lo que se pudo lograr realizando trabajos manuales con buen posicionamiento de la canopia para permitir la ventilación, pequeños deshojes y sacar la uva que se estaba enfermando. Además se realizaron trabajos mecánicos.

Esta finca es de suelo muy arenoso y de alto drenaje y a pesar de las precipitaciones la uva no se diluyó. Los rendimientos de este año fueron alrededor de 8.000 kg/ha –un 20% por debajo de lo normal–, lo que favoreció el mantenimiento de la buena concentración y la estructura de la uva.

Gracias a estos trabajos y a las condiciones climáticas de este año los vinos tintos serán muy frutados en especial la fruta roja, destacándose la buena frescura buscada para Amalaya Malbec.

Reporte de la Vendimia 2020 de Grupo Colomé Uvas

Las variedades tintas se cosecharon desde principio de febrero hasta mitad de marzo utilizando el método de cosecha mecánica que es más rápido y logra el punto de madurez óptimo para mantener la calidad de la uva.

El Riesling se cosechó a mitad de enero, buscando producir en este punto de madurez una base fresca y delicada, con notas de manzana verde combinadas con la mineralidad característica del varietal. Apenas por encima del 10 % de alcohol final, se logró un gran vino base para nuestro Amalaya Brut Nature y, por otro lado, un gran aporte de frescura para nuestros cortes de blanco Torrontés – Riesling.

En finca San Isidro se produce la uva tinta (Malbec, Tannat, Cabernet Franc y Cabernet Sauvignon) para Amalaya Corte Único y Gran Corte, y el Torrontés para nuestros cortes de blancos. Aquí se trabajó de forma sustentable, aplicando tareas similares a las realizados en finca Las Mercedes.

Buscando la mejor madurez en estos vinos, se cosecha desde fines de febrero hasta fines de marzo, aprovechando la segunda y tercer semana más cálida de este mes para lograr una buena madurez fenólica, conservando su frescura.

Con un suelo franco arenoso con arcilla y muy pedregoso, serán vinos de mayor complejidad y más concentración por el rendimiento menor (promedio de 6.500 kg/ha). Los tintos elaborados con la uva de esta finca son más intrincados, con fruta negra y roja especiada y floral, acompañados por una buena frescura y volumen en boca. La fermentación en barricas nuevas y posterior crianza de 12 meses para el Corte Único favorecen la correcta integración de la madera con el vino, sin correr el riesgo de que se tape la fruta y el vino pierda su frescura natural.

Los Torrontés de San Isidro son de perfil aromático clásico con notas de fruta tropical, cítrico y flor blanca. De buen cuerpo y persistencia, están bien complementados por la frescura y mineralidad del Riesling para los assemblage del Amalaya Torrontés-Riesling y Amalaya Torrontés-Riesling Dulce Natural.

Para la producción del Amalaya Rosado, seleccionamos una parcela de Malbec de cosecha temprana y prensada directamente sin maceración y la combinamos con pequeñas sangrías de un lote de Malbec y un 5% de Torrontés. Después de una fermentación a baja temperatura (12-14°C), se obtiene un vino de color salmón pálido, muy frutado y fresco, con notas florales por el toque que le da el Torrontés.

Esta vendimia fue un gran desafío para que toda la cosecha alcanzara su mejor punto de madurez, especialmente por la falta de tiempo y las condiciones climáticas particulares. Esto lo logramos manteniendo y mejorando, los niveles de calidad de nuestros vinos.

Vendimia 2020 en Bodega Colomé

Reporte de la Vendimia 2020 de Grupo Colomé EnólogosEn el Alto Valle tuvimos menos precipitaciones, las cuales se concentraron mayormente durante el verano. Teniendo veinte días de atraso en comparación con Cafayate, comenzó la cosecha a principios de marzo y se terminó a mitad de abril. Así, se pudo aprovechar de la agradable ola de calor de la segunda y tercer semana de marzo para lograr buena madurez.

Bodega Colomé se caracteriza por tener cuatro fincas en cuatro terruños y cuatro alturas diferentes: La Brava (1.700 msnm), Colomé (2.300 msnm), El Arenal (2.600 msnm) y Altura Máxima (3.111 msnm).

En Cafayate tenemos la finca La Brava, donde se produce Malbec y Torrontés. Con un suelo franco arenoso con arcilla y muy pedregoso, esta finca dio un Malbec frutado y especiado, con buen volumen y taninos dulces, ideal para su lote especial y para acompañar los otros malbec del Estate.

Fue maravilloso lo que ocurrió en finca La Brava con la cepa Torrontés. Muy delicado y elegante, con notas de flor blanca y cítrico, de buena frescura y volumen en boca, de los mejores Colomé Torrontés, que se ha producido.

En Colomé hubo un poco más de precipitaciones que de costumbre: 200mm en lugar de 150mm. Estas se concentraron durante el verano, aunque cayó una última lluvia los primeros días de Abril, con la cosecha ya finalizada. La cosecha comenzó a principios de marzo y terminó el primer día de abril, cuando históricamente terminábamos siempre a mitad de este mes, o incluso en mayo en algunos casos. Dada las altas temperaturas terminaron la cosecha en marzo, lo cual obligó a cosechar más kilos por día, empleando más gente para esta tarea. Con una exquisita producción con un promedio de 6.500 kg/ha, lo cual es bueno para este terruño y la viticultura sustentable.

En Colomé tenemos gran complejidad de suelo –franco arenoso con mucha arcilla, aluvional con algunas manchas de calcáreo y mucho granito–, lo que se ve reflejado en los vinos. Y este año, gracias a la combinación de un verano fresco y un marzo caluroso, la uva obtuvo buena madurez fenólica y concentración, y excelente acidez natural que refresca al vino.

Los tintos de Colomé serán muy frutados este año, con fruta roja y negra, especiados y delicados, y con equilibrio armonioso de acidez natural/volumen en boca, envueltos por taninos suaves.

Reporte de la Vendimia 2020 de Grupo ColoméEste año fue sorprendente debido a que los primeros Malbec cosechados fueron de los viñedos de más de 100 años, cuando en general son los últimos. Esto se debe a la cantidad de precipitaciones que hubo y no por estrés hídrico. Es probable que el calor de marzo combinados con el techo de hoja del parral aceleraran la fotosíntesis y la madurez de la uva.

En El Arenal, Payogasta, llovió menos que el promedio habitual: 118mm contra 150mm, todo durante los meses de verano. En este caso la cosecha siguió exactamente los mismos parámetros que finca Colomé, finalizando el 1º de abril.

Con 5.200 kg/ha, hubo menor rendimiento en comparación a otros años, producto de una combinación de corrimiento por temperaturas bajas en floración y una pequeña restricción hídrica, buscando un buen balance y madurez final.

Haciendo gala de su nombre, El Arenal posee suelos muy arenosos, con alto drenaje y muy baja materia orgánica, realmente muy pobres. Combinando esto con la altura (2600msnm), su radiación solar y las temperaturas nocturnas bajas, el bajo rendimiento y las bajas precipitaciones, este año producimos unos Malbec intensos con fruta roja y mucha violeta, de excelente frescura natural y buena estructura tánica, una excelente herramienta de elegancia en nariz, concentración y frescura en boca para el corte del Estate, pero también un vino único para un Single Vineyard.

Altura Máxima está a menos de 20km de El Arenal, pero como siempre, las condiciones fueron bastante distintas. Llovió más que en El Arenal (en total 160mm) y las noches fueron más frías, principalmente por la altura. La mayor complicación fue el granizo de noviembre en los parrales de Altura Máxima, el cual no cayó en los espalderos donde tenemos tela anti granizo. Los técnicos creyeron perder cantidad y calidad por este episodio, pero una vez más el viñedo demostró su gran nobleza recuperándose y produciendo una uva de altísima calidad. Esto nos llevó a trabajar el viñedo para lograr un nuevo equilibrio, obteniendo como consecuencia rendimientos mucho más bajos de lo normal, alrededor de 3.000 kg/ha. Lo único determinante en esta finca es el logro de la máxima expresión posible de la uva, motivo por el que sólo nos focalizamos en su calidad.

Con un suelo muy complejo, arena, arcilla, granito gris y rosado y piedras volcánicas, muy pedregoso y mucho drenaje, se obtiene de esta región vinos complejos y muy elegante. Este año la cosecha del Pinot Noir se inició el 1º de marzo. El mismo tiene buen color y muy buena tipicidad varietal en la nariz, con notas de cassis y herbáceo. Muy fresco en boca y de buena estructura, más suave en su graduación alcohólica, con lo que se espera un vino muy refinado.

El Sauvignon Blanc se cosecha al día siguiente que el Pinot Noir, pero este año se atrasó dos semanas y no impactó en la madurez del vino. El envero fue más lento por los días nublados y se cosecho un Sauvignon Blanc con bajo alcohol y muy buena acidez natural. Por cosechar con menos madurez no tiene tanto espárrago, yendo más sobre lo cítrico, con una mineralidad muy marcada. Fresco y de buen volumen, es un gran ejemplar de un Sauvignon Blanc de Altura.

La tercera semana de marzo se cosecharon los parrales de Malbec, dando unos vinos elegantes, con mucha flor blanca, roja y con buena estructura, lo que dará elegancia y frescura al assemblage final de Altura Máxima.

A partir de la segunda quincena de abril, dos semanas después de haber finalizado las otras fincas, los espalderos de Malbec mostraban su madurez final. Presentando un perfil aromático con fruta negra y especia, una acidez natural sobresaliente y buen volumen en boca, ¡por lo que la fruta de estos espalderos serán la columna vertebral del Altura Máxima 2020!

La última uva se cosechó el 24 de abril y tiene una acidez natural increíble y un potencial alcohólico de apenas 14%, prueba de que a estas alturas y terruños se pueden producir uvas de calidad sobresaliente si cuidamos el equilibrio planta-suelo-ambiente.


Reporte de la Vendimia 2020 de Grupo Colomé