El domingo 11 de Agosto Gustavo Cerati hubiera cumplido 60 años.

Mi idea original era publicar está nota ese día, pero como la fecha coincidía con las elecciones preferí reservármela por unos días más.

Toda mí vida fui una persona de “gustos amplios”. Nunca fui fanático de un cantante o una banda. Pero sin dudas, desde aquel verano de 1985 en Miramar en que Gustavo (casualidad?), un chico Quilmes un par de años más grande que yo me hizo conocer a esa banda que cantaba Sobredosis de TV y Te hacen falta Vitaminas, la música y las letras de Cerati fueron acompañando cada momento de mi vida.

Soda Stereo, Nada Personal, Signos eran los casettes que se entremezclaban con Born in the Usa de Bruce Springsteen, Sinchronicity de The Police y The Final Countdown de Europe. Ellos me acompañaban junto a mi preciado walkman amarillo a todos lados. Podía salir sin plata y caminar, sin documentos o sin llaves, pero la música siempre estaba ahí.

La salida de Doble Vida llegó con el CD. En esa época un reproductor era un lujo para pocos, pero el padre de mi amigo Emilio se había traído uno de un viaje para escuchar música clásica. Recuerdo una noche en la que escuchamos Doble Vida en Repeat más de 10 veces. Con la excusa de hacer un trabajo práctico de alguna materia a la que nunca le habíamos dedicado tanto tiempo.

Foto de cuando apareció el primer demo de Soda Stereo

Foto de cuando apareció el primer demo de Soda Stereo

Sentí que un lindo homenaje podía ser asociar algunos de mis vinos favoritos con mis canciones de Cerati favoritas. No sé si a el le gustaba el vino y la asociación es tan caprichosa como la elección de vinos y canciones. No pidan añadas ya que son de esos vinos que al menos para mi trascienden el año de su elaboración.

Trátame Suavemente – Cheval des Andes

Quizás porque fue una de las primeras canciones de Soda Stereo que escuché. Quizás por ese ritmo de lento, no tan lento. Quizás por eso de “No quiero soñar mil veces las mismas cosas”. No sabría explicar bien por qué, pero esta es MI canción favorita (Lo gracioso es que es un tema de Melero y no de Cerati, pero tampoco me importa).

El Cheval des Andes es ese vino que para mí define a los vinos multicapa. Que nos va mostrando algo distinto en cada sorbo, en cada copa. Tiene una gran complejidad de aromas y sabores, pero también algo que lo cohesiona todo. Largo, aterciopelado, intenso, inolvidable.

No quiero soñar mil veces las mismas cosas.
Ni contemplarlas sabiamente.
Quiero que me trates suavemente

Juegos de Seducción – Zorzal Field Blend

Juegos de Seducción nunca fue de mis canciones favoritas, hasta que resultó el tema con el que Soda Stereo abrió el show de la Gira Me verás Volver. Desde ese momento, cada vez que escucho los acordes de la guitarra en la intro, se me eriza la piel. Cierro los ojos y estoy en River, voy a ver a Soda por última vez y compartirlo por primera vez con Julieta y Milena.

Lo mismo le pasa con el Zorzal Field Blend. No es mi vino favorito de Juampi Michelini, ni de Zorzal. Pero cada vez que lo pruebo se me eriza la piel y si cierro los ojos estoy en el comedor de la casa de Musu, en mi primer encuentro mano a mano con un Enólogo (Matías Michelini) que nos estaba presentando una rareza que habían elaborado entre Juampi y Andrea (Muffato). Siempre disfruté mucho como en el vino se muestran tanto el lado más verde, picante y algo piracínico del Cabernet ensamblado a la suavidad y armonía del Malbec en un perfecto Juego de Seducción.

Te llevaré hasta el extremo.
Te llevaré.
Abrázame, este es el juego de seducción.

Persiana Americana – Angélica Zapata Cabernet Franc

Persiana americana debe ser la canción que más veces escuché en mi vida. Sea la versión original de Signos, la de El Último Concierto, la de 11 Episodios Sinfónicos o la de Me verás Volver. Siempre estuvo en un casette o Cd o MP3 a mano y es de esos temas que por alguna razón tiene el poder de cambiarme el día y ponerme de buen humor.

Algo muy similar me ocurre con el Angélica Zapata Cabernet Franc. Fue el primer vino de Alta Gama que probé, el primer vino de Alta Gama que compré, el primer vino de Alta Gama que compré por caja y el que jamás puede faltar en casa. Es ese vino que con solo una copa me cambia el día. Tiene para mi esa combinación de suavidad y terciopelo, seductor y lujurioso.

Yo te prefiero Fuera de foco, Inalcanzable.
Yo te prefiero Irreversible, Casi intocable

Signos – El Porvenir de Cafayate Blend

Signos es una de esas canciones que siento que me cambió. Signos cambió mi manera de escuchar y sentir la música. Adoro esa larga intro con una gran complejidad de sonidos que puede parecer caótica pero que poco a poco uno va notando como se ensamblan para formar parte de un todo. También ese tono algo oscuro que la hace ideal para caminar con los auriculares un día gris en medio de la llovizna y abstraerse del mundo.

El Porvenir de Cafayate Blend es también uno de esos vinos que me cambió. El ya mítico 2005 fue en gran medida el “culpable” de que organizara mi primer viaje al valle Calchaquí. Un viaje de ida a ese lugar maravilloso, de paisajes alucinantes, vinos únicos y que parece funcionar mágicamente abstraído de todo lo que pasa en el resto del planeta, como si viviera con los auriculares puestos. En ese viaje, bajo una luna (para nada hostil) cambió mi manera de sentir el vino Calchaquí.

Signos
Mi parte insegura
Bajo una luna hostil
Signos, oh

Otra Piel – Decero Remolinos Petit Verdot

De la etapa solista de Gustavo podría elegir muchos hits, pero mi tema favorito es Otra Piel. Acá la letra y la música se ensamblan de una forma perfecta en una canción de amor a la distancia. Algo muy similar a lo que me pasa a mi cada vez que descorcho un vino y pienso en mi amada Mendoza.

Y cuando sueño en Mendoza, no lo hago con las grandes bodegas. Casi siempre sueño con Finca Decero y su Remolinos Petit Verdot. La bodega mas linda de Mendoza que esconde el Petit Verdot de mayor consistencia de la Argentina. Floral pero con estructura.

No voy a endurecer letras que dan placer,
me contengo de amarte más hasta volverte a ver.

La banda de sonido de mi vida (y de mis vinos) 1

Si bien no podemos festejar los 60 de Gustavo, bien podemos celebrarlo con la banda de sonido de mi vida (y de mis vinos).


La banda de sonido de mi vida (y de mis vinos).