Gracias por compartir

Hervé J. Fabre es nombrado “Leyenda de la Enología” por Tim Atkin MW

En su renombrado Reporte Especial de Argentina 2021, el crítico inglés premió a Hervé J. Fabre como Leyenda de la Enología.

Hervé J. Fabre es nombrado “Leyenda de la Enología” por Tim Atkin MWDesde 1992, el crítico inglés visita Argentina para estar al tanto de la escena local, destacando lo mejor en su Reporte Especial, que celebra su novena edición.

“La evolución de los vinos ha sido notable”, señaló en la publicación, muy esperada por la industria vitivinícola dada la amplia experiencia del Master of Wine en el país. En esta oportunidad, degustó más de 1.800 vinos de mas de 300 bodegas. Asimismo y mas allá de los puntajes de los mejores vinos de la Argentina, Tim Atkin MW destacó a Hervé J. Fabre como “Leyenda de la Enología” por su larga trayectoria y su gran aporte a la industria nacional del vino.

Hervé J. Fabre, integrante de una familia de comerciantes de vino de Burdeos, creó en 1.993 una de las primeras bodegas boutique y pionera en la elaboración de vinos malbec de alta gama en la Argentina.  Atraído por el impulso de los vinos del nuevo mundo, Hervé Joyaux Fabre, decidió invertir en la Argentina para elaborar vinos de alta gama combinando la excelencia de terruños argentinos con el “savoir faire” francés, para lo cual adquirió viejas fincas de Malbec plantadas en 1908 en Luján de Cuyo, 18 km al sur de la ciudad de Mendoza a 1.150 metros sobre el nivel del mar donde construyó su “chateaux”.

Hace unos días Hervé J. Fabre fue nominado por tercer año consecutivo como “Mejor Winemaker del Año de Vinos Tintos” (Best Red Winemaker of the Year) en el marco de la edición 37º del prestigioso International Wine Challenge (IWC).

Hacia finales de los años 90 Hervè J. Fabre llegó al alto valle de Río Negro, a 3 km de la localidad de Roca, a 40º de latitud sur, en donde creó la Bodega Infinitus reciclando unas antiguas instalaciones para transformarla en la primera bodega boutique de la Patagonia.  Allí encontró viñedos antiguos, de baja producción, de cepajes nobles y el terroir ideal para aplicar todo su conocimiento y experiencia para desarrollar los primeros vinos de estilo francés y de alta gama de origen patagónico.