La bodega Miraluna sorprende con Ekeko 2017, un nuevo blend que muestra la calidad y la magia de sus viñedos cultivados a más de 2600 metros de altura

La Bodega Miraluna de Cachi, reconocida recientemente por Tim Atkin por la gran calidad de sus vinos, presenta su nuevo blend Ekeko 2017, que nos augura un poco de esperanza en estos tiempos de pandemia.

Lo nuevo de Miraluna: Ekeko 2017, las uvas de Cachi en estado puro 1

Ekeko es el dios de la abundancia y de la fertilidad para muchas de las comunidades del altiplano andino y su espíritu ahuyenta la desgracia y atrae la fortuna.

Lo nuevo de Miraluna: Ekeko 2017, las uvas de Cachi en estado puro 2

Ekeko 2017 es un blend de Malbec y Merlot co-fermentados, las dos cepas que se cultivan en la pequeña finca salteña de Miraluna, a 2600 metros de altura. Es la demostración de la deslumbrante calidad de la fruta que obtienen de su pequeño viñedo.

Los vinos de Miraluna, con la llegada de Daniel Heffner a la conducción enológica, han ganado en delicadeza, elegancia y frescura sin resignar por eso el ADN del valle calchaquí. Ekeko 2017 confirma ese rumbo porque nos presenta un vino sin crianza, pero con abundantes matices de aromas y la intensidad del sabor que caracteriza los vinos de los Valles Calchaquíes.

El sommelier de la bodega, Tomás Scala, cuenta que para ser su primera añada el vino que se ha logrado tiene un sorprendente balance. “Su gran intensidad de sabor a fruta negra deja una sensación muy fresca en la boca. En la nariz se pueden apreciar notas a grafito, flores de hibiscus y especias como el coriandro molido. Estos descriptores son atípicos para un vino donde predomina el malbec. Su paleta aromática me lleva a pensar que estamos en presencia de un vino único. La bodega dio en la tecla al elaborar sin crianza porque puede haber encontrado la expresión única de su lugar”.

En su último reporte sobre la Argentina Tim Atkin ha quedado muy impresionado por los resultados que está teniendo Miraluna en sus últimas añadas: “Obtenido de un parcela única y minúscula, de 800 plantas solamente, el Malbec Reserva 2016 de Miraluna fue criado 100% en barricas nuevas pero no está saturado por su tostado. A los aromas de menta y café moca del roble le sigue un paladar fresco, equilibrado y de asombrosa elegancia para un vino de 15.2% de alcohol. Persistente, con textura, caudaloso e intenso sabor a moras”

Los 94 puntos para el Miraluna Malbec Reserva 2016 y para el Miraluna Merlot 2018, y los 92 puntos para el Ekeko 2017 han sido un gran reconocimiento para el rumbo enológico que ha tomado la bodega y un gran desafío para seguir mostrando al consumidor interesado en descubrir nuevos terruños la abundancia que ofrece la uva de Cachi.


Lo nuevo de Miraluna: Ekeko 2017, las uvas de Cachi en estado puro