Olibò Meu es el nuevo integrante de Aceite de oliva extra virgen (AOVE)

Olibò MeuOlibò lanzó Olibò Meu un nuevo blend de aceite de oliva extra virgen, que fue realizado en coautoría con los clientes, quienes eligieron junto a la empresa dentro de la selección de aceites preparados para esta nueva marca, el de su preferencia.

MEU, del catalán MIO, hace referencia al proceso de elección de este Corte, “para que nuestros clientes lo tomen como propio, ya que son ellos los que eligieron y seleccionaron el perfil de este AOVE” comentó Gisela Rossell, gerente comercial de Olibò.

“La marca se compone de las palabras de origen catalán OLI: aceite y BO: bueno, sugiriendo así sus bondades organolépticas y sus beneficios para una sana alimentación. Olibó es la esencia de un trabajo bien hecho, destinado a deleitar, con su cuerpo, sabor y aroma a los consumidores más exigentes y paladares más exquisitos. Nuestra empresa cuenta con logística propia a nivel nacional, lo que nos permite llegar directamente al consumidor, a través de nuestro servicio de la naturaleza a su hogar, pioneros en el servicio puerta a puerta o venta directa desde hace más de 15 años” agregó Rossell.

Olibò Meu presenta notas en nariz bien herbal, pasto recién cortado, pero en boca se resalta más lo frutal. Muy equilibrado. Tomate, manzana verde, banana, alcaucil, hojas de higuera. Amargo medio y picante intenso Persistencia agradable y duradera.

Además de Olibò Meu el portafolio, Olibò cuenta con tres varietales, Arbequina, Frantoio y Arauco.

Arbequina, esta variedad originaria de Arbeca (Lérida) Cataluña, de donde proviene el nombre.

Fue introducida en la Argentina en la década de los noventa con el nuevo auge de la olivicultura nacional, encontrándose en la actualidad muy difundida por su alta productividad.
Este aceite tiene un color amarillo dorado claro, con aromas frutado manzana verde y almendras. En boca es dulce y tiene un delicado dejo picante. Es ideal para condimentar ensaladas, verduras crudas o asadas y pescados blancos. Con pan casero, tomate y jamón. Sustituto de manteca en biscochos y chocolates.

Arauco, es la variedad emblemática de la Argentina.

Fue introducida en América por los Jesuitas a finales del siglo XVI. Más tarde hacia fines del siglo XVIII los Reyes de España ordenaron la tala total de los olivares de América para evitar la competencia con España. Sin embargo, según la leyenda se logró salvar un olivo que se convirtió en el único sobreviviente en estas latitudes dando así origen a esta variedad.
El Arauco tiene un color amarillo dorado intenso con reflejos verdes. En nariz se puede sentir aceitunas frescas, intensa fragancia a hierbas frescas recién cortadas y en boca es frutado, fresco, exquisitamente amargo y picante. Por su fuerte personalidad, OliBò Arauco es ideal para marinar pollo a las brasas, carnes asadas a la parrilla y carnes de caza. Para quesos secos picantes acompañados de ensaladas con carácter. Es indicado para los amantes de sabores exóticos y sensoriales que saben apreciar el aceite amargo y picante.

Frantoio, es proveniente de La Toscana, Italia.

Fue introducida en Argentina a principios del siglo XX, propagándose rápidamente a partir de 1930 con el auge de la olivicultura nacional. El frantoio tiene un color verde claro con reflejos dorados. Como su color en nariz se puede sentir notas de hierbas frescas recién cortadas. En nariz es fuerte el aroma a aceitunas frescas con matices herbáceos, y un regusto dulce y algo picante.
Se sugiere, por su elegancia, servirlo directamente sobre pan fresco o tostado, como también para la preparación de pestos y salsas para pastas. Resulta exquisito rociado sobre una trucha a la parrilla.


Olibò Meu es el nuevo aceite de oliva de OLIBÒ