10 de Diciembre, casi sin darnos cuenta se nos fue el 2012 y en tan solo 2 semanas estaremos alrededor del arbolito, como todos los años dedicándonos a comer y beber como si se acabara el mundo, este año quizás un poco mas no sea cosa que los Mayas tengan razón.

Por eso no serán «Mis 5 Vinos», si no «Mis 5 combinaciones de blanco, tinto y espumoso», para distintos tipos de reuniones, con una condición: no pasar los $120 por etiqueta. Además se me ocurrió que podía resultar interesante que cada opción venga con una sugerencia de menú de 3 pasos elaborado por mi amigo Lionel Kleiman de La Guerrilla Culinaria.

Opción multitudinaria, hacer mucho con poco

Para Navidad sos de los que se junta en reuniones multitudinarias, donde viene hasta el primo del tío, del hermano de tu cuñado y tenes miedo (con razón) de descorchar tus mejores vinos y verlos mezclados con Coca Cola o Soda en el mejor de los casos. En vos esta inspirado este menú que te permitirá hacer rendir el presupuesto, despreocuparte por el destino de las botellas y disfrutar mucho de cada peso invertido.

Mis 5 Vinos - Edición triple de Navidad 2

Territorio Torrontés 2012 ($28): Un Torrontés fresco y ágil, con buena estructura y aromas bien típicos de la variedad, que hará las delicias de tu familia.
Casarena 505 Esencia Blend 2011 ($49): Probablemente tengas que discutir con algún tío por su tapa a rosca, pero sin dudas una vez que lo prueben habrás matado 2 pájaros de un tiro, entenderan el por qué de la tapa a rosca y disfrutaran de un Blend complejo por muy pocos pesos.
María Codorniu Sur Extra Brut ($60): Este método Charmat para mi es un clásico en cada fiesta o reunión multitudinaria, sencillo, directo, con buena burbuja y un leve dulzor que se adapta a todos los paladares.

Entrada: Verduras de estación como ser zapallitos, ajíes, cebollas varias y berenjenas blancas. Todo en fetas y grillado con oliva y ajo picado. Lo reservás y dejás que se seque. Mientras te hacés un paté de hígado de pollo con crema, manteca y una buena mixeada para que salga bien suave. Pancitos negros tostaditos. Nada de perder tiempo en decoraciones, servite como venga y disfrutá de la charla.

Plato Principal: Pavita envuelta en manteca y panceta, manteca en el corazón y mucha sal gruesa. Papel aluminio y horno dos a tres horas. Apenas esté lista la sacás para filetear y pasar por los jugos que salieron y están en el fondo de la fuente. Acompañas con un milhojas de papa con crema, queso parmesano, y gratinado en el horno. También le podés poner unas zanahorias glaseadas en caldo de verduras, miel y azúcar negra. Combinación no tan Nac pero si muy Pop.
Postre: Arroz con leche, me quiero casar, con una señorita de San Nicolás. Arroz con leche de coco, canela y un toque de ralladura de lima. Va muy bien. Encima le podés poner unas rodajas de banana fritas (Lo dice Lio, yo paso de las bananas).

Opción Innovadora, el «distinto»

Lo tuyo no son los platos clásicos, estas lejos del Vitel Toné, la pavita y el lechoncito, te gusta siempre sorprender a tu familia y amigos, tanto con los platos como con los vinos, entonces este es el menú ideal para vos.

Mis 5 Vinos - Edición triple de Navidad 3

RD Sauvignon Blanc 2012 ($79): Una de las sorpresas de 2012, un partida muy limitada de Sauvignon Blanc que elaboran los Dávalos en Molinos, Salta. De nariz muy intensa, entre cítrica y tropical, y con una boca arrasadora, tremendamente mineral y con una gran acidez. Vale la pena buscarlo
Zorzal Terroir Único Pinot Noir 2012 ($60): Si quieren explicar «Mineralidad» en un tinto, no creo que exista mejor opción. Un jugo de Pinot Noir, lleno de fruta y PIEDRAS !!! Compren mas de una botella porque se va muy rápido.
Alma 4 Viognier Sin Degollar ($110): No podremos hacer el clásico descorche (viene con tapa corona) y marcar el techo de un corchazo, pero con la turbidez y complejidad que tendremos en la copa veremos claramente compensado a nuestro niño interior.

Entrada: Agarrás tomates secos, los dejás un día hidratándose en un Sauvignon Blanc (por elegir un vino) y una vez listos los procesás en el mixer junto con aceite de oliva. Tenés que lograr una pastita densa, con intensidad de sabores y el aroma al vino blanco. Mientras tanto te tostás rodajas de una baguette a la que vas a pasarle ajo crudo por el lado superior, untarle la crema de tomates secos y colocar una hojita de albahaca fresca encima, una gota (sí, sólo una gota) de aceto balsámico y otra de aceite de oliva, apenitas de sal (si es de mar, mejor). Te podés comer mil quinientas brusquetitas, tenelo en cuenta.
Plato Principal: Te va a tomar tiempo, pero no más del que invertís leyendo este blog. Comprás salmón para sushi, fresquito y sin nada de aroma. Picás remolacha hasta hacerla puré. Colocás sal gruesa en una fuente, remolacha y eneldo fresco, el salmón, cubrís con más eneldo y remolacha y sal gruesa. En heladera, cubierto con film, durante 12 a 24 horas, bien frío. Después vas a grillar hasta que quede dorado por fuera pero crudo por dentro, para eso una fuente bien fuerte. Hacelo en aceite de girasol o maíz, para que no tenga sabor penetrante. Acompañás con unos papines andinos blanqueados en agua hirviendo y posteriormente cocidos partidos al medio en manteca, apenas doran los cubrís con un poquito de queso roquefort, crema y ciboulette. Hongos del vino, hongos del queso, sabores delicados.
Postre: 2 huevos y 2 yemas, batidora con bol metálico, 2 cucharadas de azúcar, batir mientras hacés un caramelo bola blanda (antes de que se forme el caramelo) que vas a verter mientras estás batiendo. Se te hace una espuma hermosa, estúpida y sensual espuma que vas a mezclar con pulpa de maracuyá (fresca) y ralladura de jengibre. Esto va a ir al lado de un puré de durazno que previamente mezclaste con caramelo, llevaste al freezer y fuiste molestando para que no se cristalice. Podés agregarle un toque de ron a la mezcla para darle intensidad. El postre es fresco, como para recibir a los Mayas en bikini.

Opción comprador, de suegras

Tenes que ganar algunos puntos con ella y que mejor que invitarla para Nochebuena y sorprenderla con un menú elaborado por vos mismo y vinos inspirados en sus gustos?

Mis 5 Vinos - Edición triple de Navidad 4


Aguijón de Abeja Chardonnay-Semillón 2011 ($59): Este blend blanco de Durigutti, combina los aromas melosos del Semillón con la estructura del Chardonnay, un vino fresco, con buena acidez, ideal para una noche de calor en el patio.
Colonia las Liebres Bonarda 2011 ($63): Podemos decir que ya es un clásico? Pero seguro que tu suegra no lo conoce y le va a gustar el nombre y la etiqueta, cuando lo pruebe, con ese ataque dulce y su suavidad quedará enamorada de «el del conejito».
Deseado Brut de Torrontés ($ 65): Y para cerrar un espumoso dulce, 100% torrontés de la Patagonia, con buena acidez y cuerpo, quizás no sea el favorito de tu suegro, servile un whisky y dedicale toda la atención a tu suegra. Nunca falla.

Entrada: Langostinos que vas a pelar dejándole la colita y vas a saltear apenitas en una fuente con aceite de girasol y ajo picado. Si el ajo se quema no pasa nada porque sólo va a darle sabor por fuera. No lo sirvas con el ajo. Hacete una masa dura (100 gr. de harina y 50 gr. de manteca, entre una y dos yemas de huevo, según como notes la masa, tiene que ser un poco seca), la cocinás estirada al horno, la cortás en cuadraditos y arriba le ponés el langostino con un poquito de salsa golf mezclada con crema. Se va a acordar de lo que comía en Mar del Plata, pero va a verlo más gourmet. Te va a querer más que tu mujer.
Plato Principal: Acá te hago laburar. Conejo, lo cocinás al horno en una fuente cubierta por aceite de oliva, caldo de verdura o carne. Lo pincelás con salsa de soja y miel, poquito, para laquearlo. Se cocina y lo sacás, lo deshuesás todo y lo dejás sumergido en este líquido por un día, para que absorba sabor. Por otro lado picás zanahoria, ají rojo, ají verde y cebolla, muy bien picado en brunoise, cocinás en oliva y sal, reservás, colás el conejo y lo procesás en un mixer, mezclás con las verduras, rectificás sabor (sal y pimienta blanca), y rellenás unos raviolones hechos con masa casera. Pomodoro clásica, tomates perita pelados y sin semillas, bien maduros, cocidos durante 2 horas en una fuente con oliva, pimienta, romero fresco, sal y una hoja de laurel. Que haya un buen parmesano en la mesa. Pancitos. Las miradas de aceptación guardalas para los reclamos cuando quieras irte a la cancha todos los fines de semana…
Postre: A la suegra le hacés un tiramisù y se cae de culo. Porque la suegra casi seguro es una tana que extraña los buenos postres. Y un tiramisù tiene que ser bueno, y TANO. Para hacerlo bien pero rápido te comprás vainillas en la panadería, las mezclás con café fuerte (si es posible hecho con la Volturno), y lo dejás un día para que absorba bien. Por otro lado comprate un pote de mascarpone, uno de crema doble y hace un aparato a bomba con yemas batidas con azúcar y un caramelo. El caramelo va a cocinar un poco las yemas pero además le va a dar al batido una espuma que, aunque mezclada con el queso se reduzca, va a seguir siendo más aireado de lo que estamos acostumbrados a comerlo en Buenos Aires. A los tanos les gusta el sabor y la grasa, pero también quieren ser lo más afrancesados posibles para la gastronomía. El aire le da a la crema un toque especial. Por encima rocialo con chocolate rallado y una pizca de café instantáneo. No te olvides de ponerle un licorcito de café a las vainillas antes de emplatar el postre… Siempre sacalo bien frío, así tiene mejor forma.

Opción comprador bis, de suegros

En tu caso el que corta el bacalao es ÉL. Un tipo parco, muy clásico, que rara vez te presta atención y esta es tu noche para demostrarle (por enésima vez) que estas a la altura de su hija.

Mis 5 Vinos - Edición triple de Navidad 5

Saint Felicien Chardonnay Roble 2011 ($90): No hay como arrancar con un peso pesado, un clásico que el conozca y que le empiece a bajar la guardia. Esta nueva cosecha del SF Chardonnay es mucho mas fresca y fácil de beber que las anteriores, por las dudas comprate 2 botellas por si la picada se alarga.
Alta Vista Atemporal Blend 2009 ($95): Con este lo sorprendés, una botella distinta pero clásica con un blend POTENTE, arrasador, ideal para acompañar las carnes.
Ruca Malen Brut – Método Champenoise ($110): Con este te aseguras el knock out. Quizás lo conozca, quizás no, pero con sus finas burbujas sus aromas a bollería y levaduras y esa rica acidez, no podés perder!!!

Entrada: Al suegro le va a gustar, siempre una picadita. Porque el vermucito de las fiestas es indispensable, inclusive, impensado que esté presente en la mesa. Ya que vamos a tomar un vinito, nada mejor que cortar rodajas de pan (si se puede, de campo, con ese sabor a grasa porcina que enamora) para combinar con salame, mortadela en cubos, algo de crudo y aceitunas, negras, obviamente.
Plato Principal: ¿Te dice algo la palabra Asado? … Buena parrilla, leños, cortes de carnes seleccionados y un vino que acompañe a un asado, ni magro ni perezoso, en su punto. Obligatorio el pan para mojar el juguito de la carne. Los elegidos: chorizo, morcilla, chinchulín, asado, vacío y, en lo posible, entraña. Es nuestro suegro, merece algo simple, con sabor, sin pretensiones, pero bien hecho. Prestale atención al fuego y al punto de la carne que le gusta.
Postre: Flan con crema. Porque el dulce de leche es muy empalagoso. Nada de ponerle caramelo al flan, quizás la diabetes lo haga sentir culpable, así que un flancito suave, con crema apenas endulzada, y meterle un lindo champucito para finalizar la tarde con una sonrisa, y saber que no solo nos entrega la mano de nuestra amada, sino que también nos prestará el auto para llevarlo a su casa…

Mi Opción

Estos son los vinos que yo tengo pensado disfrutar en Nochebuena. No se si serán los mejores que probé este año, pero sin dudas están entre los mas destacados.

Mis 5 Vinos - Edición triple de Navidad 6

Sophenia Viognier Reserva 2011 ($89): Desde el primer contacto que tuve con este Viognier estaba seguro que iba a comprar varias botellas. Causó sensación en mi casa y la verdad es que se entiende bien el por qué. Flores y miel en la nariz con una ligera untuosidad en la boca, un blanco muy seductor.
Félix Malbec 2010 ($98): Un malbec salteño, un poco mas delicado, mas elegante, con el ADN de Marcelo Pelleritti. Con mucha fruta en nariz (ciruelas y frutos rojos) bien acompañada por los aportes de la madera, fresco y estructurado. Me encanta!!!
Cruzat Reserve Rosé – Método Champenoise ($115): De muy delicado color salmón bien claro y traslúcido, su 90% de Pinot Noir se nos hace bien presente dándole gran estructura y acidez, bien acompañada por las notas a levaduras y unas burbujas muy finas y delicadas.

Entrada: Francisco te pone a pelar garbanzos. Sí. Pelar garbanzos. Porque el garbanzo sin piel, sumado a pasta de sésamo, un toque de oliva, un toque de sal y mixer te da un Hummus suave, delicado, cremoso. Por arriba le tirás aceite de oliva y pimentón ahumado. Pan y grisines. El placer con pocos ingredientes, pero nobles.
Plato principal: Para el Félix nada mejor que un solomillo braseado con salsa barbacoa. Es simple, envolvés el solomillo en aluminio junto con salsa barbacoa, pimienta, sal, ají molido y aceite de oliva. Lo ponés en una olla baja, paellera o fuente, al horno medio, 2 horitas, como mínimo. De vez en cuando lo abrís y le ponés barbacoa y salsa de soja, así que va cocinando en sus jugos. Cuando sale tenés que tener listas unas batatas cocidas en manteca y rociadas con sal entrefina… Sabores, poca cantidad de grasa, aromas nobles…
Postre: Un espumoso así tiene que ir de la mano de una regia tarta de manzanas con helado, porque esa sensación hongosa y fresca va de diez con una masa brisée (masa quebrada de manteca y harina que se trabaja en frío para que no se rompa) rellena con manzanas previamente cocidas en mantequita y azúcar negra, toque de canela, miel, y un buen helado, sea crema o choco blanco. Un poco francés, un poco americano, como definiría a Francisco, la delicadeza y la intensidad maridada en una sola persona.
.

“Aquellos que saben comer,
son diez años más jóvenes que aquellos que ignoran esta ciencia”
Jean Anthelme Brillat-Savarin