La Patagonia Argentina es un inmenso territorio que abarca las provincias de La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego; y salvo en esta últimas dos, en todas se cultiva uva para elaborar vinos.

A pesar de las grandes diferencias entre las distintas zonas, podemos encontrar como denominador común el frío, los intensos vientos, el desierto y algunos oasis desperdigados donde desde hace más de 100 años se viene desarrollando la vitivinicultura.

Esta selección no pretende abarcar todos los Vinos Patagónicos de Argentina, sino los que a mi me resultan más representativos y es por eso que he elegido etiquetas de Malbec, Merlot, Pinot Noir y 2 blancos muy particulares. Esto de ninguna manera quiere decir que no existan grandes Syrah, Cabernet Sauvignon o Cabernet Franc en estas zonas, pero esos no serían los que yo elegiría puntualmente para mostrar la Patagonia en una botella.

Mis vinos Patagónicos Preferidos

Blancos
Dos variedades de las llamadas “No Tradicionales” se dan muy bien en Río Negro: El Semillón y el Riesling.

Miras Joven Semillon 2013 ($86)
Uno de los pocos varietales 100% Semillón disponibles en el mercado lo elabora Marcelo Miras con uvas de Valle Azul. De atractivo color dorado, aromas a miel y frutas cítricas, en la boca se destaca por su equilibrio entre volumen y acidez, con un final largo y refrescante. Gran opción para conocer el Semillón sin romper el chanchito.

Humberto Canale Old Vineyard Riesling 2013 ($110)
Humberto Canale elabora este vino con uvas que provienen de la Finca La Morita, General Roca, Río Negro, del año 1937 (la plantación de Riesling más antigua de la Patagonia). En la copa se muestra de un color amarillo verdoso muy sutil con aromas a frutas blancas como el damasco y algo de miel. En la boca es delicado, suave, sedoso y con una acidez bien marcada que lo hace muy refrescante. De un largo final entre frutado y mineral.

Merlot
Hoy dejada injustamente de lado por cuestiones de marketing, a mi entender la Merlot es la cepa que mejor marida con la Patagonia, su clima frío y sus comidas típicas. Específicamente en el Valle de Río Negro se encuentran una gran parte de los mejores Merlot de Argentina.

006 Merlot 2014 ($120)
Bodega Aniello está ubicada en Mainque, en el Alto Valle del Río Negro. Por ahora solo elaboran 3 etiquetas bajo la línea 006 (el nombre de la primera finca de la bodega), un Chardonnay, un Malbec y este Merlot (con un toque de Cabernet Franc), pero prometen novedades para este año.
El 006 es un Merlot sin adornos, si bien una pequeña parte tuvo un paso de 12 meses por barricas de roble francés y americano, lo que se destaca claramente es la fruta (ciruelas negras) y su muy buena acidez. Es un vino austero, de esos que invitan a beber otra copa y con una marcada nota mineral.

Amor Seco 2012 ($240)
Elaborado por Piero Incisa della Rocchetta en su Bodega Chacra, este Merlot podría confundirse tranquilamente con uno del viejo continente. De colores menos intensos y brillantes a los que estamos acostumbrados por estos pagos, arranca algo tímido en la nariz con fruta roja madura y algún dejo herbáceo. Pero es en la boca donde más se destaca con su paso aterciopelado, buena estructura y acidez que se conjugan en un largo y placentero final. Para darle tiempo y dejarlo ir creciendo copa tras copa.

Marcus Gran Reserva Merlot 2008 ($300)
Este Gran Merlot de Humberto Canale es uno de los emblemas de la cepa en la región. Se notan sus 7 años de evolución en su color rojo rubí intenso. Hay que darle tiempo, o mejor aún si se lo decanta, para que se oxigene y comience a liberar sus aromas: cerezas, moras, notas de chocolate y tabaco con un lejano recuerdo a pimientos asados ahumados. En la boca es amplio, sedoso, de paso elegante, con el cuerpo justo y un largo muy destacable.

Infinitus Gran Reserva Merlot 2009 ($368)
Fabre Montmayou elabora la mayor parte de sus vinos en su bodega de Vistalba, Mendoza, pero también cuentan con una pequeña bodega en el Alto Valle de Río Negro. Donde de un viñedo de más de 40 años cosechan las uvas que dan forma a este Infinitus Gran Reserva Merlot.
Se presenta rojo sangre, oscuro y profundo, en la nariz aparecen claras notas de frutas negras bien maduras, complementadas con algo de vainilla, chocolate y café que le han aportado los 12 meses de crianza en barricas de roble francés. Llena completamente la boca, con buen peso y estructura, aterciopelado y elegante, sin dudas uno de mis 3 Merlot favoritos.

Pinot Noir
La Pinot Noir es una de las cepas más delicadas y complicadas de elaborar. Una vez me dijo un enólogo“Están quienes elaboran vinos de Malbec, Cabernet, Merlot, Syrah, etc. y por otro lado estamos los desquiciados que pretendemos hacerlo con Pinot Noir”.

Manos Negras Red Soil 2012 ($189)
Este Pinot Noir de los suelos más arcillosos de Añelo, Neuquén se presenta de un color rubí, ligeramente traslúcido típico de la variedad. En la nariz es realmente complejo, donde destacan las cerezas (bien frescas) con detalles minerales y herbáceos que complementan. En la boca resulta redondo y fluido, con un final que nos vuelve a recordar esas cerezas con alguna nota ahumada y terrosa.

Primogénito Pinot Noir 2013 ($165)
Gran Pinot Noir de la parte más alta del Valle de San Patricio del Chañar en Neuquén. También de color rojo rubí brillante y ligeramente más intenso que el Manos Negras. De nariz elegante que combina aromas florales y de fruta roja bien fresca, especias (como la pimienta blanca) y notas de vainilla y café aportadas por su crianza en roble. En la boca resulta ligero, de paso grácil y veloz gracias a su acidez, pero con una larga persistencia.

Barda Pinot Noir 2012 ($355)
Si hablamos de Pinot Noir en la Patagonia, todos los caminos nos conducen a Mainque, Río Negro, donde se encuentra la Bodega Chacra. Allí se elaboran los tremendos Chacra 55 y Chacra 32 que están a la altura de los grandes Pinot Noir de la Borgoña, lamentablemente para poder acceder a estos vinos tan escasos es necesario desembolsar 830 y 1400 pesos respectivamente. Pero, a no desesperar, a un precio mucho más “amigable” tenemos este Barda Pinot Noir, que muestra claramente el espíritu de la bodega.
A la vista presenta un color bordó con reflejos ladrillo. Con solo acercarlo a la nariz uno queda hipnotizado por la complejidad de sus aromas, se pueden destacar algo de frutos rojos y notas terrosas, pero es de esos vinos que uno quiere oler una y otra vez, ya que va entregando sus capas a medida que se abre en la copa. En la boca es delicado, pero no es suave, muestra carácter y se destaca por su equilibrio y elegancia. Un vino para enamorarse del Pinot Noir.

Malbec
El Malbec es nuestra cepa insignia y tiene la característica de adaptarse muy bien a los diferentes terruños de nuestro país, por lo que ninguna selección de Vinos Patagónicos estaría completa sin al menos un Malbec.

Desierto Pampa Malbec 2012 ($180)
Para muchos puede sonar extraño un Malbec de La Pampa, pero lo cierto es que casi al final de la famosa “Ruta del Desierto” en el Alto Valle del Río Colorado ya desde hace casi 10 años se están elaborando muy buenos vinos.
Se muestra de un color violeta bien oscuro e intenso, inunda la nariz con aromas a ciruelas y cerezas bien maduras, con alguna nota terrosa y los ahumados que le aportó su crianza de 18 meses en barricas de roble francés y americano. En la boca es voluminoso, de taninos presentes pero dulces y redondos, buena acidez y largo de boca. Un Malbec para sorprender y sorprenderse.

NQN Malma Universo Malbec 2010 ($275)
Bodega NQN está como su nombre lo indica en la Provincia de Neuquén, más precisamente en San Patricio del Chañar, de donde provienen las uvas con las que se elabora este NQN Malma Universo Malbec 2010 que recientemente fue elegido en 3° Lugar en el Desafío Federal Malbec.
Llena la copa de un rojo intenso con reflejos violetas, combina aromas de ciruelas bien maduras con unas notas florales que no he encontrado en otros Malbec del valle. En la boca resulta frutado, de buen volumen y paso ágil, destaca por su elegancia. Podría describirlo quizás como el más “Mendocino” de los Malbec Patagónicos.

Familia Schroeder Malbec 2012 ($423)
También en San Patricio del Chañar está la bodega Familia Schroeder. Bodega que tiene la particularidad de que mientras se realizaba la excavación para la construcción, se descubrieron restos de un dinosaurio herbívoro de más de 12 metros de longitud, el cual hoy está en exhibición para quienes visiten la bodega.
Este Malbec forma parte de la más alta gama de la bodega y se destaca por su gran complejidad combinando los aromas de frutos rojos, con notas florales y especiadas, algo de tabaco, ahumados y café . En la boca resulta jugoso, frutado, de taninos intensos aun por redondear, con una muy buena acidez y largo donde nos repite todo lo que prometió en la nariz. Un gran malbec patagónico que puede mejorar mucho con la guarda.

A Lisa 2013 ($280)
Así como con el Pinot Noir los caminos conducen a Bodega Chacra, cuando uno habla de Malbec en la Patagonia, todos los caminos convergen en Noemia. La bodega de Hans Vinding-Diers elabora de forma totalmente biodinámica uno de los vinos de culto más buscados del país (y el mundo), el Noemia Malbec del que se producen poco más de 4000 botellas anuales y se agota año tras año. Incluso si uno tuviera la fortuna de encontrar una de estas botellas, tendrá que desembolsar $1830 para comprarla. Complicado.
Pero no son todas pálidas, además de la figurita difícil, la bodega elabora también el A Lisa Malbec 2013, técnicamente un blend 90% Malbec y 10% Merlot, con una nariz que combina lo frutado (muchas ciruelas), lo especiado (pimienta blanca), con algo ahumado y notas minerales. En la boca literalmente explota con toda esa potencia frutal que resulta a un mismo tiempo salvaje y elegante, y persiste por largo rato en el paladar. Ideal para calmar la Sed de Malbec.

¿Cuáles son tus Vinos Patagónicos favoritos?

Esta nota fue publicada originalmente el 13 de Julio de 2015 en Óleo Dixit de Guía Óleo

Mis Vinos Patagónicos Favoritos